Dos figuras revientan temprano
en tus ojos brillantes de miedo

Somos dueños del beso que nos dimos
pero no del tiempo en que nos vimos

Hay momentos en el viento
que despierta mi silencio

Y aprendí que los desiertos en los corazones
son lugares de personas fuertes
que trasladan y dividen sus vidas
entre tristeza y felicidad
Porque algún día todo se irá
todo se irá. 

Las opciones se cruzan
y hay dolor en la gente
tu recurso infinito de seguir lo que hicimos
en las tardes de invierno
luchando tu ausencia como alguien ausente

No hay perdón en tus ojos
Ni rencor en los míos