No es de la noche
el frío más intenso del desierto.
De día, el corazón se hiela.
Ese infierno no les corresponde.