Si gusta de una mujer, ya es suya; si no, rojo. Si hombres visitan los periódicos, las tertulias y los cafés, vigila tus pensamientos; si no, rojo. Si agua, vida; si vida, sus campos. Rojo. Un hierro caliente marca su nombre en las calles, en las plazas y en los mercados; paz y orden, orden y progreso. Rojo. La patria es primero, es él.

La moral sólo es un árbol que da moras.

Rojo.