Te dejas caer como el agua en los tejados
y hablamos de tocar fondo.

Empañados,
sin mirarnos a los ojos.
Antes de enunciar el disparate universal,
asentimos.

Y no encontramos nadie mejor para cuidarnos
esta noche.

[Fotografía: Wilma Lorenzo]