Te pedí una palabra
que guardara el futuro,
como el pozo contiene,
hacia dentro,
todo el peso del agua.

Se apagó aquel instante
sobre un cenicero,
sin dejar algún lazo
para atar a los pájaros.