Como quien aguarda
el lúbrico asomar de la mañana
con la cicatriz de la certeza
prendida en las alas.