Lució las galas de su juventud. Fue vivida con ruidos, frío y luz.
Hoy descansa en el silencio de ese trajín.
Y su descanso va camino de la eternidad.
La morbosa belleza de la decadencia.