A VECES,
perder un poco el amor.
Existir a oscuras.
Amparar el valor, su misma secuela,
bajo escalinata, vértigo toda
            y eufemismo.

Creerme cobarde. Ser el ser más cobarde.
El más Ególatra:
numen del poeta sedicioso.
Perder la compostura. Observar.
Analizar las formas visibles: el péndulo,
el espejo, su mordaz saludo,
memoria clarividente
de esta conjetura delirante,
de esta, mi pérdida de conciencia,
de modales.

A veces,
conversar con ademanes hechos pelusa.

Sentirme innecesaria.

Hermosamente vacía.